miércoles, 12 de agosto de 2015

TANGO. MASTER CLASS

¿El paso de tango más difícil que conozco?
Por supuesto la colgada.
Entre una historia que ya terminó
y otra que todavía no llegó.

Sin duda la sacada,
del eje hacia un grito de arrabal.

De todos modos la volcada
a una cama ya vacía
que se enfría tan rápidamente
al decidir que no habrá
un desayuno para dos.

A fin de cuentas el enrosque,
emoción entrelazada con pensamiento
que gira en constante ronda de locura.

No lo es el paso básico,
una cosa simple, de principiantes,
de no colgarse cuando la vida Te sonríe,
de no dejarse sacar por un golpe al alma,
de no volcarse hacía la amargura de copas vacías,
de no enroscar los rayos del sol.

No lo es el paso básico,
ese adelante con amor,

salvo que bailes la vida.